¿Y El Sexo Oral?

Diseño sin título

Por lo general, el sexo oral es una actividad de bajo riesgo en lo que a la transmisión de infecciones de transmisión sexual refiere, y, en la práctica, los preservativos apenas se usan durante el sexo oral. Pero si bien es cierto que en la mayoría de las circunstancias la posibilidad de transmisión del VIH sea muy baja, esto no quiere decir que sea nula o que deje de ser una vía efectiva de transmisión (por más que se descrea de ello). El riesgo de transmisión puede ser variar en función de:

  • Si estás recibiendo el sexo oral: Probablemente tenga un riesgo cero o casi nulo, ya que la saliva no está ligada a la transmisión del VIH.
  • Si estás dando sexo oral-vaginal: Probablemente tenga un riesgo nulo o casi nulo, ya que es más difícil que el fluido vaginal o cervical (aunque tiene capacidad de infección) llegue a la boca que el semen.
  • Si estás dando sexo oral-peneano: Si el semen o líquido preseminal no entra en tu boca, el riesgo es cero, aunque en ocasiones puede ser difícil estar seguro de esto. El semen entraña riesgo de transmisión del virus, especialmente si la persona tiene una carga viral alta. Lo mismo sucede con el líquido preseminal, solo que en menor medida.
  • Si eyacularon en tu boca: Es la situación en la que mayor riesgo de transmisión comporta. Y al contrario de toda creencia popular, escupir el semen no disminuye el riesgo. Tampoco lavarse los dientes, ya que estarías pudiendo generar nuevas lesiones en la boca que podrían funcionar como vía de entrada para el virus.
  • Si te están practicando sexo oral-anal (Beso Negro): También conocido como analingus (o rimming, en inglés) no se considera un factor de riesgo independiente para la transmisión del VIH, no así para otras ITS.
  • Tu carga viral, si vivís con VIH: Si una persona con VIH tiene una carga viral muy elevada, actividades que normalmente entrañan poco riesgo (como por ejemplo, realizar sexo oral) pueden comportar una mayor probabilidad de transmisión, especialmente si sos varón y recibís sexo oral. Y si tu salud bucal es mala, esta probabilidad puede aumentar aun más.

Sin embargo, una persona positiva que haya llevado su carga viral a niveles indetectables no habrá de transmitir el virus por vía sexual, sin importar cuáles sean sus prácticas sexuales.

Higiene bucal de la persona que practica el sexo oral

En general, la boca es muy resistente a la infección, pero la presencia de cortes, llagas o encías sangrantes puede constituir una ruta de infección.

La mayor parte de las ocasiones en que el sexo oral se considera un riesgo de infección por el VIH se debe a que existen problemas en la boca. Los problemas en las encías son habituales (entre el 10 y el 50% de los adultos). Si te sangran las encías cuando te cepillas los dientes o usas seda dental, es importante que sepas que esto podría ser una vía de adquisición del VIH.

Hasta el 5% de las infecciones por el VIH que se producen en hombres que tienen sexo con otros hombres se deben a la práctica de sexo oral. En estos casos, el motivo más probable es la existencia de heridas en la boca o de otros problemas bucales, y de una carga viral alta en el caso de la persona con VIH.

Sexo Digital Anal o Vaginal

El sexo digital anal o el sexo digital anal/frontal el el término clínico para el uso de los dedos o puño durante el sexo insertivo (fisting). Si bien es teóricamente posible que alguien con una herida abierta o una abrasión reciente en el dedo o mano pueda contraer VIH si entra en contacto con sangre o secresiones en el ano o vagina, nunca se ha registrado un caso de transmisión del VIH por esta via.

Sin embargo, la transmisión del VIH a través de juguetes sexuales es posible y un caso registrado en la década de 1980 ocurrió entre dos mujeres cisgénero de distinto estado de VIH. Al compartir juguetes, se deben utilizar juguetes individuales o lavarlos muy bien antes de usarlos en una segunda persona.