Tratamiento

En la actualidad, la atención en VIH se basa en el Tratamiento Antirretroviral (TARV).

¿Qué es el Tratamiento Antirretroviral?

El Tratamiento Antirretroviral consiste en la utilización de una combinación de medicamentos para evitar la reproducción del virus. De esta manera, se impide la destrucción de las defensas y el desarrollo de enfermedades oportunistas. Evitar la reproducción del virus no sólo disminuye la posibilidad de enfermarse, sino que da oportunidad a nuestro sistema inmunitario de ir reconstruyendo las defensas dañadas.

Adherir al tratamiento es mucho más que ingerir una pastilla; significa aprender a vivir con la medicación, intentar hacer de ella un elemento más de la rutina diaria. Tu esfuerzo y tu información son los medios para controlar al virus.

¿Cómo funciona el tratamiento?

Hoy en día es posible inhibir o “frenar” al máximo la reproducción del VIH utilizando lo que se llama una terapia combinada: combinaciones de tres o más antirretrovirales (ARV).

La estrategia de combinar los ARV se debe a que existen varias clases y ellos actúan de diferentes maneras: al combinarlos se logra impedir la replicación del virus por vías distintas. Esto hace que el tratamiento sea más efectivo, se reduzca la progresión de la enfermedad y se logre una recuperación en las defensas. Con el tiempo y gracias a la experiencia y la investigación, a lo largo de los años estos tratamientos han mejorado, siendo más seguros, menos tóxicos y más fáciles de tomar que cuando se comenzaron a utilizar.

Actualmente, la mayoría de las personas toman sus medicamentos sólo una o dos veces al día, ya que también con el correr de los años los fabricantes de medicamentos han logrando simplicar estos tratamientos en pocas pastillas (siendo algunos de hasta una pastilla de una toma al día). También se está investigando mucho en el campo de los medicamentos inyectables a largo plazo a fin de mejorar la adherencia.

Se trata de una terapia compleja con resultados muy diferentes de una persona a otra, pero está demostrado científicamente que el tratamiento antirretroviral reduce la progresión de la enfermedad y logra que se recuperen las defensas. A partir de adherir al tratamiento antirretroviral reducirás la cantidad de virus en tu cuerpo a niveles insignificantes, lo cual permitirá que tu sistema inmunitario se recupere y se fortalezca por sí mismo (sumado a la cancelación de cualquier posibilidad de transmitir el virus por vía sexual y durante el embarazo y parto).

Sin embargo, el tratamiento antirretroviral no cura la infección. De suspenderse el tratamiento, en el transcurso de días o semanas el virus inactivo en los reservorios se manifestará y comenzará a multiplicarse hasta volverse detectable otra vez; detectabilidad que implica la posibilidad de ser transmisible. Por eso decimos que el tratamiento es crónico: es decir que es necesario tomarlo indefinidamente, con la mayor consistencia que sea posible para ayudar al cuerpo a mantener la infección bajo control. Si el tratamiento se mantiene de forma correcta en el tiempo, las personas con VIH tienen una calidad y expectativa de vida similar a quienes no viven con el virus.

Sin embargo, tomar o no tomar los antirretrovirales no es todo. Además de una adherencia irregular al tratamiento o su interrupción total, también pueden darse mutaciones extraordinarias que generen en que el tratamiento sea inefectivo. Incluso tomando los medicamentos estrictamente, existen resistencias a los medicamentos que pueden llevar a que una persona no necesariamente sostenga su indetectabilidad en el tiempo.

Por este motivo, realizarse los exámenes clínicos de seguimiento con regularidad es tan importante como la propia adherencia, no alcanza con simplemente tomar la medicación para tener la garantía de que está funcionando correctamente. La única forma por la cual una persona puede saber si se encuentra o no indetectable es mediante una prueba de carga viral: solo así podés conocer en qué estado se encuentra tu cuerpo.

Independientemente de si estés o no bajo tratamiento nunca dejes de realizar los estudios de seguimiento correspondientes. Elegí siempre saber, solo así vas a poder tomar una decisión consciente, informada y autónoma sobre tu cuerpo y tu futuro.

QUIENES SOMOSQUÉ HACEMOSVIH 
VIVIR CON VIH | ENCUENTROS NACIONALES | FORO | CONTACTO
VOLVER AL INICIO