Tuve Una Situación de Riesgo

tuve una situación de riesgo

A nivel mundial, el contacto sexual es la vía más común de transmisión del VIH de una persona a otra. Esto se debe a que el sexo permite el intercambio de ciertos fluídos que consistentemente se ha comprobado que transmiten el VIH, sangre, semen, secreciones vaginales y rectales.

Entre el 100% de Seguridad y el 100% de Riesgo

Cuando se produce la transmisión del VIH, se debe a diversos factores. No se trata únicamente del estado serológico al VIH que tengas vos o tus parejas, ni de que tengas relaciones con o sin condón, sino que incluye otros factores como la carga viral de la persona positiva, el tipo de relaciones sexuales, la genética, la circuncisión, tu estado emocional, las desigualdades de género, el uso de alcohol y/u otras drogas, etc.

Muy pocas actividades tienen un riesgo del 100% o resultan seguras al 100%. El riesgo puede estar entre el 100% y el 0%, en función de cada uno de dichos factores. Todos estos aspectos afectan a lo “segura” o “arriesgada” que pueda resultar una práctica. Si te preocupa el riesgo tras una práctica sexual, el único modo de saber si has adquirido VIH es realizándote una prueba diagnóstica.

¿Qué Hago si Tuve una Situación de Riesgo?

Ya sea que se haya roto, deslizado o salido el preservativo; que no lo hayas usado o que hayas sufrido una relación sexual no consentida hay muchas cosas que todavía podés hacer para prevenir cualquier posible transmisión. Si bien el preservativo es la forma más efectiva de prevenir cualquier ITS, en lo que al VIH refiere no es todo lo que podés hacer para prevenirlo. Lo más importante y determinante en este momento será la variable TIEMPO.

En principio, mantener la calma es lo más recomendable. Esto te permitirá pensar:

  1. ¿Hubo eyaculación?;
  2. ¿Fue mientras practicaban sexo anal, vaginal, oral?,:
  3. ¿Estaban usando otro método anticonceptivo?;
  4. ¿Alguna de las personas tiene VIH?;
  5. ¿Tiene su carga viral indetectable?

Estos detalles facilitarán la consulta que debés hacer lo antes posible, dentro de las 12 horas de la situación de riesgo, en el centro de salud más cercano.

En la consulta, un profesional evaluará según cada caso si es necesario acceder a la Profilaxis Post-Exposición (PEP), un tratamiento evita la transmisión del VIH si hubieses entrado en contacto con él. Es un régimen de medicación que debe proporcionarse durante las primeras 72 horas luego de la situación de riesgo, aunque es menos eficaz con cada hora que pasa. También será necesario que evalúen la posibilidad de descartar cualquier otra ITS, más allá del VIH.

Si podés quedar embarazadx y no estabas accediendo a otras formas de prevención de embarazos no deseados, es recomendable también que accedas a la anticoncepción hormonal de emergencia (pastilla del día después).

También, podés llamar a la línea de información gratuita que ofrece el Programa Nacional de Salud Sexual y Reproductiva 0800-222-3444. Allí te responderán sobre las dudas que tengas en el momento.

Si necesitás acompañamiento en este momento y necesitás hablar con alguien, no dudes en escribirnos un mensaje privado AQUÍ. No transites por esta situación solx, ¡no estás solx!

Anuncios