Enfermedades Oportunistas

Son causadas por una variedad de gérmenes (virus, bacterias, hongos y parásitos). Los gérmenes que las causan se propagan de varias maneras, por ejemplo, por medio del aire, las secreciones corporales, el agua o los alimentos contaminados. También pueden ser generadas por cánceres de diverso origen.

El VIH infecta a las células CD4 para utilizarlas como una especie de fábricas en donde producir nuevas copias de virus, impidiendo que estos linfocitos cumplan con su tarea primordial de proteger al organismo. Entonces, como el sistema inmunitario no se activa, las enfermedades no encuentran resistencia en su expansión en el cuerpo humano.

Así es que se les llama oportunistas, ya que aprovechan el estado debilitado del cuerpo para aparecer o tener mayor impacto. Contando con un sistema inmunológico fuerte estas enfermedades no aparecerían, lo harían sólo de forma temporal o serían fácilmente tratables en la mayoría de los casos. Un sistema inmunológico debilitado dificulta más la lucha del cuerpo contra las enfermedades relacionadas con el VIH, lo que normalmente se conoce como etapa SIDA.

El tratamiento antirretroviral evita que el virus dañe el sistema inmunitario. En el caso de no disponer de acceso a tratamiento antirretroviral, de que éste aún no haya surtido efecto, o de que haya dejado de hacerlo, es posible intentar prevenir y tratar las enfermedades oportunistas mediante el uso de una medicación específica.

Las enfermedades oportunistas más destacadas son:

  • Neumonía por Pneumocystis o de tipo bacteriano 
  • Tuberculosis
  • Candidiasis (infección producida por un hongo que afecta principalmente a las mucosas)
  • Cánceres asociados al Virus del Papiloma Humano (VPH): cáncer anal o del cuello de útero
  • Infección por Citomegalovirus (CMV): un virus similar al causante del herpes que puede afectar a la retina y dañar la visión
  • Infecciones intestinales (como las causadas por Criptosporidium o Giardia)
  • Linfoma no de Hodgkin (un cáncer de tipo linfático posiblemente de origen vírico)
  • Sarcoma de Kaposi (un cáncer que, como en el caso del linfoma no Hodgkin, podría tener un origen vírico).

VOLVER AL INICIO

Anuncios