Tratamiento

TratamientoEn la actualidad el tratamiento contra el VIH se fundamenta en la utilización de los llamados antirretrovirales.

Tomar un medicamento es mucho más que tomar una pastilla; significa aprender a vivir con la medicación, intentar hacer de ella un elemento más de la rutina diaria. Tu esfuerzo y tu información son los medios para controlar al virus.

¿Qué es el tratamiento antirretroviral?

El tratamiento antirretroviral es la utilización de fármacos para frenar la reproducción del virus. De esta manera, se evita la destrucción de las defensas y se impide el desarrollo de enfermedades oportunistas.

Frenar la reproducción del virus no sólo disminuye la posibilidad de enfermarse, sino que daoportunidad a nuestro sistema inmunitario de ir reconstruyendo las defensas dañadas.

Hoy en día es posible inhibir o “frenar” al máximo la reproducción del VIH utilizando combinaciones de tres o más antirretrovirales. Se trata de una terapia compleja, cuyos resultados pueden ser muy diferentes de una persona a otra. Sin embargo, está demostrado que el tratamiento antirretroviral reduce la progresión de la enfermedad y logra que se recuperen las defensas.

¿En qué momento se debe iniciar el tratamiento?

El inicio de la terapia antirretroviral no es una urgencia, pero sí una decisión importante. Por eso, siempre es bueno dedicar unos días a reflexionar sobre el tema. El uso inadecuado de los medicamentos puede tener consecuencias negativas.

Cuando el médico te indique la necesidad de comenzar con la medicación, tenés que estar convencido/a de que vale la pena el esfuerzo y de que vas a ser capaz de realizarlo correctamente.

Antes de iniciar el tratamiento es importante que te plantees algunas preguntas básicas:

¿Confío en el tratamiento?

¿Creo que lo necesito a pesar de que no me encuentro mal y mi estado actual es bueno?

¿Los beneficios que espero obtener compensan el esfuerzo que puede suponer seguir un tratamiento incómodo y largo?

¿Estoy en el momento adecuado para iniciar el tratamiento?

¿Qué información necesito?

Debés evaluar si existen otros problemas con tu vida personal que puedan dificultar la adaptación correcta a la medicación y preguntarte:

¿El uso de drogas limita mi actividad diaria?

¿Cuento con las fuerzas suficientes para hacer frente a mi realidad y al esfuerzo que ello suponga?

¿Se dan las condiciones necesarias en mi día a día para llevar un correcto seguimiento de la medicación?

¿Cómo podré incluir los horarios de la medicación en mi rutina cotidiana?

¿Qué información necesito para tomar correctamente la medicación?

¿Voy a sentir efectos adversos?

Tratá de buscar respuestas con tu médico/a, tus amigos, familia, asociaciones, etc. Una vez que las tengas más claras, podrás decidir si iniciás o no el tratamiento y tendrás la motivación para comprometerte con tu decisión.

¿Es necesario seguir el tratamiento de por vida?

Hoy por hoy, el tratamiento antirretroviral se prevé de muy larga duración, hasta el momento, de por vida; sin embargo, los avances en el conocimiento de la enfermedad hacen que no cesen los estudios sobre nuevos medicamentos y con ellos nazcan nuevas esperanzas.

¿Qué significa tomar correctamente los antirretrovirales?

El éxito del tratamiento depende muy directamente del cumplimiento estricto de la medicación, sin saltearte ninguna de las dosis y respetando el horario de cada toma con precisión, de acuerdo con la pauta acordada con tu médico/a, ya que de lo contrario corrés el riesgo de que el tratamiento deje de ser eficaz.

Con el paso de las horas, la cantidad de medicamento en la sangre va disminuyendo hasta que llega la hora de tomar la siguiente dosis. Para que un antirretroviral impida eficazmente la reproducción del VIH es necesario que exista cierta cantidad del fármaco en la sangre. Si retrasás la siguiente toma, la olvidás o la vomitás, te quedás sin medicación en la sangre durante un tiempo, lo que significa que estás dando oportunidad al virus para reproducirse de nuevo.

El VIH, al reproducirse, va sufriendo mutaciones genéticas o cambios que dan lugar a nuevas variantes o “cepas” con características distintas.

Una de estas características puede ser la resistencia a uno o varios antirretrovirales, con lo cual ese fármaco deja de ser eficaz para esa persona.

Cada vez que los antirretrovirales estén en una concentración en sangre por debajo de las cantidades mínimas necesarias, damos una ocasión al VIH para que desarrolle una “cepa resistente” que haga ineficaz el tratamiento que se sigue.

En síntesis, los medicamentos son útiles siempre que en nuestra sangre se encuentren en cantidad suficiente para atacar al virus, cantidad que se consigue tomando la dosis a las horas indicadas. Tomar dosis mayores o juntar las tomas puede llevar a problemas de toxicidad, y reducir las dosis o saltearlas significa no tener la cantidad de medicamento necesaria para atacar al virus.

¿Qué podría ayudarte a cumplir el tratamiento?

El tratamiento antirretroviral a veces puede cansarte, o convertirse en una molestia, a veces debes tomar pastillas en diferentes horarios. Por eso es muy importante tu motivación y compromiso para cumplirlo correctamente a lo largo del tiempo.

Vos sos el/la principal protagonista de tu salud física y emocional; sin embargo, no debés olvidar que podés encontrar personas a tu alrededor dispuestas a ayudarte, tanto en el hospital donde te controlás, como en tu familia, amigos o en las ONG.

QUE ES EL SIDA | TEST DE VIH | FORMAS DE TRANSMISIÓN | PRUEBAS MÉDICAS | TRATAMIENTO | MITOS Y VERDADES | NUESTROS DERECHOS

Red argentina de jóvenes y adolescentes positivos | Buenos Aires – Argentina
jovenespositivos@gmail.com | Bartolomé Mitre 2815 – Piso: 4 – Of.: 404

Anuncios