Vacuna Preventiva de VIH

QUÉ ES EL VIH QUÉ ES EL SIDA | CÓMO SE TRANSMITE
CÓMO SE DETECTA | TUVE UNA SITUACIÓN DE RIESGO
OTRAS ITS | MITOS Y VERDADES SOBRE EL VIH

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Al momento, no exista una vacuna contra el VIH, pero hay distintos regímenes de vacunas en etapas de investigación muy avanzadas.

El objetivo de una vacuna es desencadenar la producción de anticuerpos. Y que exista una vacuna contra el VIH va a cambiar gran parte de lo que conocemos sobre el virus.

En primer lugar, porque hablar de este desencadenamiento de la producción de anticuerpos significa hablar de la seroconversión: cualquier vacuna contra el VIH va a buscar inducir la seroconversión. En lugar de mantener a las personas seronegativas, una vacuna va a buscar que una persona sin VIH pueda evitar la infección a través de tener anticuerpos protectores (así como luego una cura tampoco buscaría «seronegativizar» a las personas, sino ayudar a que esos anticuerpos sean suficientemente fuertes para terminar de encontrar y sacar los reservorios virales).

Por lo tanto, en un mundo en el que una vacuna contra el VIH exista, seropositivo va a dejar de significar «tener VIH». Va a significar lo que realmente significa: tener anticuerpos contra el virus (ya sea por estar infectado como por estar inmunizado).

Esto también va a significar que el sistema de salud tenga que cambiar la forma en la que se diagnostique el VIH. Hoy por hoy, los análisis de detección del VIH estándar, como el test rápido (con pinchazo en el dedo) o un análisis de sangre, miden los anticuerpos contra el VIH como un signo de la infección por este virus. Hasta el momento, las únicas personas que tenemos anticuerpos hemos sido las que ya tenemos VIH, siendo el motivo por el cual sólo da positivo el test si una persona con VIH se lo realiza.

Sin embargo, a partir de la existencia de una vacuna contra el VIH empezaría a haber personas que arrojen resultados positivos a los tests comunes de VIH por tener anticuerpos gracias a la vacuna (y no por tener la infección). Esto va a llevar a que progresivamente los tests de VIH que conocemos queden obsoletos y tengamos que implementar otras formas de detectar el VIH, como las pruebas de carga viral, por ejemplo.

Además, una vacuna contra el VIH también va a significar un golpe a la discriminación por VIH, porque ya le estamos hablando a la gente de un movimiento como Indetectable=Intransmisible, que dice que si vivís con el virus pero tenés tu carga viral suprimida no vas a transmitir el virus. Y si a las personas sin VIH les explicamos que si reciben una vacuna tampoco lo podrían adquirir, y así cancelamos la transmisibilidad del virus. Entonces, ¿qué va a pasar con el estigma? Porque gran parte del terror y la preocupación que este virus genera es respecto a cómo este puede pasar de una persona a otra.

¿Por qué necesitamos una vacuna que prevenga el VIH?

A pesar de que el tratamiento para la infección por VIH ha mejorado considerablemente durante los últimos 30 años, este hecho no sustituye la prevención. Hoy en día somos más de 38 millones de personas que vivimos con VIH, algo para lo que todavía no hay una cura.

Existen numerosos fármacos de tratamiento eficaces que están ayudando a retrasar la epidemia; sin embargo, considerando que cada día cerca de 5000 infecciones nuevas tienen lugar alrededor del mundo, necesitamos respuestas más eficaces.

Además, los medicamentos actuales contra el VIH son muy costosos y también pueden generar efectos secundarios. Algunas veces, las personas desarrollamos una resistencia al fármaco y tenemos que cambiar el esquema de tratamiento que tomamos. El acceso a estos medicamentos no está garantizado en muchos países de medios y bajos recursos, así como tampoco en todos los países tenemos un acceso equitativo a nuevos y mejores tratamientos. Además, el índice de nuevas infecciones en el mundo es mayor que la posibilidad para llevar tratamiento a las personas que lo necesitamos.

Historia de la Investigación en Vacunas Preventivas de VIH

La ciencia ha recorrido un largo camino en los últimos 30 años desde que se descubrió el SIDA. Al comparar la investigación para la vacuna preventiva contra el VIH con las investigaciones para otras vacunas, el tiempo que ha tomado su desarrollo no es tan sorprendente. El desarrollo de la vacuna de la poliomielitis tardó 47 años. Si bien es especialmente frustrante tomar en cuenta la variable tiempo cuando se trata de VIH debido a la pérdida de tantas vidas, no estamos tan retrasados (cronológicamente) en el desarrollo de una vacuna en relación a otras enfermedades. Además, no hay vacunas para ningún otro retrovirus.

La ciencia del desarrollo de la vacuna contra el VIH es compleja, pero el conocimiento científico sigue mejorando continuamente. En los últimos años se han producido resultados prometedores del estudio RV144 en Tailandia, así como trabajos de laboratorio interesantes, como por ejemplo el descubrimiento de nuevos anticuerpos ampliamente neutralizantes contra el VIH.

Actualmente, existen dos estudios de Fase III (la etapa previa a la comercialización) de un régimen de vacunas preventivas para el VIH: el estudios MOSAICO (que se está llevando a cabo en Argentina en las ciudades de Buenos Aires y Rosario) e IMBOKODO, que tiene lugar en África Sub-Sahariana.

QUIENES SOMOS | QUÉ HACEMOS | VIH | TRATAMIENTO
VIVIR CON VIH ENCUENTROS NACIONALES | FORO | CONTACTO
VOLVER AL INICIO