Me Olvidé de Tomarla

Yes, they're all working..png

Si te olvidaste de tomar la medicación, hay varias cosas que podés hacer. Primero que nada, es esperable que alguna vez te olvides, así que no entres en pánico. Una buena adherencia no es sino una adherencia humana. Además, si tomás la medicación regularmente, saltearte una sola toma no habrá de tener mayores repercusiones en el control del virus.

Si estás dentro de de las 12 horas posteriores al momento en el que te correspondería tomarla, aún podés hacerlo y tomar con normalidad la siguiente cuando te toque. En cambio, si estás cerca de la nueva toma, se recomienda que directamente la saltees y recién tomes la siguiente.

Todo el mundo tarde o temprano se olvida de una toma en algún momento. No obstante, hay una diferencia entre saltarse una dosis de forma ocasional y olvidarse de las tomas de forma periódica. Si percibís que estás olvidándote demasiado seguido de tomar la medicación no dudes en comunicárselo a tu médico, para evaluar la posibilidad de interrumpir el tratamiento en caso de que pudieras llegar a estar exponiéndote al desarrollo de una resistencia a la medicación. Esto limitará cualquier riesgo de que ello ocurra. Podrás reiniciar el tratamiento más adelante, cuando te sientas más convencido de llevar adelante el tratamiento.

Puede haber una combinación de drogas más sencilla de seguir que la que estás tomando: a algunas personas no les gusta tomar montones de pastillas, las comidas grasientas o tener que desayunar antes de tomarlas. Otras siempre tendrán problemas para tomar pastillas durante ciertos horarios del día debido al trabajo. Todas estas cosas son importantes para decidir qué esquema de medicación es el mejor para vos.

Es preciso seguir el tratamiento con la mayor regularidad posible, todos los días si fuese posible. Siempre hay cosas que pueden ayudar a que no te saltes tomas, cualquiera que sea tu estilo de vida: tener medicación disponible, poder llevarlas con vos en caso de que vayas a salir y no vuelvas a tu casa, tener una alarma que te lo recuerde o un pastillero portátil. Lo que sea que te funcione, pero no te olvides. Y si no la vas a tomar, elegí no tomarla.

Anuncios