Nuestra sangre no es un arma

Desde la Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos deseamos manifestar nuestra preocupación en torno al trato criminalizador que cierto sector del sistema judicial argentino se encuentra dando a las personas que vivimos con VIH-SIDA.

pregiudizio
Una vez más nos encontramos ante la necesidad de recordar que en todo vínculo humano y relación sexual en donde no medie el ejercicio de violencia, existe responsabilidad compartida de las personas que intervienen y con esto solo queremos expresar que cada unx debe asumir el compromiso de velar por su integridad física. Particularmente refiriéndonos a las personas que vivimos con VIH/SIDA, recordamos que la confidencialidad de nuestro diagnóstico se encuentra protegida por la Ley Nacional de Sida Nº 23.798 y su Decreto reglamentario Nº1244/91 y que bajo ninguna circunstancia estamos obligadxs a revelar nuestra serología positiva salvo excepciones que la misma ley se encarga de establecer. Sostenemos que penalizar la transmisión involuntaria del Virus de Inmunodeficiencia Humana no hace más que estigmatizar a la población que vive con el virus y creemos con firmeza que de existir algún fallo judicial que penalice la transmisión fortuita contribuirá a aumentar el temor, estigmatización y la carga social negativa que ya existe no solo sobre esta epidemia sino también sobre las personas que la padecemos. Manifestamos además que estamos absolutamente en contra de toda forma de odio, segregación y discriminación contra cualquier individuo sea cual fuere su sexo, identidad de género, orientación sexual, religión, nacionalidad, etc.

Creemos que es fundamental que los gobiernos y las instituciones del Estado trabajen en conjunto con las organizaciones de la sociedad civil y las personas que renunciamos a nuestra confidencialidad conferida por la ley y que utilizamos nuestro diagnóstico como herramienta con el objetivo de generar conciencia individual y colectiva sobre las medidas de prevención que cada unx debe tener presente al momento de practicar cualquier tipo de relación sexual.

Porque no somos víctimas ni victimarios y nuestro diagnóstico y nuestra sangre, no son un arma.

Red Argentina de Jóvenes y Adolescentes Positivos

Anuncios